Casa Rosada. Presidencia de la Nación Argentina

Trabajo y seguridad social

Generación de 5 millones de nuevos puestos de trabajo, bajando la desocupación del 26% al 6,9% en el último cuatrimestre de 2012. Además 14.456 cooperativas y 11.715 mutuales fueron constituidas en el período 2003 – 2010 creando 750 mil empleos, lo que alcanza aproximadamente al 10% del Producto Bruto Interno.

Restitución de la convenciones colectivas de trabajo para negociar salarios.  En 2003 hubo 203 convenios entre trabajadores y empresarios, mientras que en 2009 ascendieron a 1286.

Reinstalación del Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil, el mecanismo democrático para que los representantes de los trabajadores (CGT y CTA), los empresarios y el Estado, establezcan nuevos pisos para el salario mínimo, vital y móvil. Este instrumento había estado desactivado por 14 años. El salario mínimo pasó de 200 pesos en 2003 a 3.600 pesos en 2013, con un incremento del 1700%, siendo la mejor remuneración mínima de América Latina.

Incremento del trabajo registrado: En el tercer trimestre del año 2003, el 49% de los trabajadores no estaban registrados en el sistema de la Seguridad Social. En 2011 ese porcentaje fue reducido al 20%, con lo que Argentina alcanzó el nivel de trabajo registrado más alto de su historia.

Programa Proemplear, con los objetivos de preservar puestos de trabajo y promover el empleo y regularizar el trabajo no registrado. A partir de la implementación del PROEMPLEAR, los jóvenes que participan del PROGRESAR se encuentran habilitados a acceder a las acciones de entrenamiento para el trabajo e inserción laboral del Ministerio de Trabajo.

Ley de Movilidad Jubilatoria que garantiza a los jubilados dos aumentos automáticos por año. Desde que la ley fue aprobada en 2008, la jubilación mínima aumentó un 213,76% llegando a los 2.165 pesos. Comparando con el año 2003, cuando la jubilación mínima era de 150 pesos, el incremento fue del 1443,3%.

Programa de inclusión previsional a través de la jubilación para amas de casa, jubilación anticipada para desocupados que aún no cumpliendo con la edad jubilatoria, cuenten con los 30 años de aportes requeridos y jubilación automática para trabajadores autónomos. Desde el 2003 a 2010, la cobertura previsional de la población en condiciones de jubilarse pasó de 3.185.000 a 5.585.000 de beneficiarios. Actualmente, la Argentina tiene la tasa de cobertura previsional más alta de todo el continente americano, dado que el 95% de las personas con edad para jubilarse lo pueden hacer.

Eliminación del sistema de AFJP y creación del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA). En noviembre de 2008 el Congreso aprobó un proyecto del Ejecutivo que reestatizó el sistema previsional. En ese momento, diez AFJP administraban 90 mil millones de pesos de los trabajadores, cobrándoles comisiones por administración del 33 % de sus aportes. Ese año la rentabilidad promedio del sistema había sido de -2,5 por ciento, ocasionándole una pérdida al fondo de 8000 millones de pesos. Desde que la ANSES se hizo cargo de los fondos previsionales que manejaban las AFJP, las inversiones en proyectos productivos, obras públicas, energía y créditos para la vivienda se cuadruplicaron. Pasaron de 2183 millones de pesos a fines de 2008 a 8539 millones en la actualidad. Antes equivalían al 2,2 % de la cartera de inversiones de las administradoras privadas, y ahora equivalen al el 6,2 por ciento. En 2010 se estima una inversión aproximada de 8000 millones de pesos. En julio de 2011, el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) alcanzó los 191 mil millones de dólares, duplicando en dos años y medio el monto acumulado hasta la estatización del sistema. Además, la ANSES gasta $54 millones anuales en administrar el FGS, cuando las AFJP cobraban $3.200 millones en concepto de comisiones.

Mejoras en la distribución del ingreso. El coeficiente de Gini, que mide la desigualdad del ingreso (cero indica total igualdad, uno indica la mayor desigualdad) , en 2004 se ubicaba en 0,471; en 2012 descendió a 0,364.

Más sobre OBRA DE GOBIERNO