Casa Rosada. Presidencia de la Nación Argentina

JULIO ARGENTINO ROCA – I (1880 – 1886)
alt

Roca nace en el seno de una familia de militares que lucha en la guerra del Paraguay. Tiene treinta años cuando alcanza el generalato y ha recorrido el país en toda su dimensión elaborando su proyecto de poder. Por su visión política es apodado el "Zorro" pero tiempo después también reclama para sí no sólo la astucia de ese animal sino también la fuerza del león. La Argentina de 1880 tiene un aire cosmopolita por la inserción de italianos, españoles, franceses, suizos alemanes y británicos. En Buenos Aires conviven los guapos y compadritos del suburbio con los elegantes que pasean en carruajes por la avenida Alvear y los recién llegados que viven en los conventillos.

Con el apoyo del Partido Autonomista Nacional (PAN) y de un movimiento federalista en el que participa un reducido círculo aristocrático del interior que no se opone al liberalismo, Roca llega a la presidencia el 12 de octubre de 1880 junto a Francisco Bernabé Madero. El lema "Paz y Administración" es el motivo de su gestión, que completa la obra de consolidación del Estado llevada a cabo por Mitre, Sarmiento y Avellaneda.
En su presidencia se destaca un nuevo grupo dirigente conocido como la "Generación del Ochenta". Los miembros más notables son, entre otros, Eduardo Wilde, Carlos Pellegrini, Aristóbulo del Valle, Miguel Cané, Roque Sáenz Peña, Lucio V. Mansilla, José Manuel Estrada, Pedro Goyena y Paul Groussac. La mayoría son progresistas e, influidos por las corrientes liberales y positivistas francesas. Alcanzan una hegemonía indiscutida por su modo de pensar y las obras que realizan.
Se consolida la autoridad del Poder Ejecutivo quien maneja la vida institucional y la estructura económica y social del país.  Se crean los territorios de La Pampa, Río Negro y Neuquén y, por el Tratado de Límites con Chile de 1881, Argentina afianza su dominio sobre la Patagonia dando origen a los de Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego. Se constituyen también los territorios del Chaco y Formosa y, por la ley de Territorios Nacionales de 1884, surgen nueve gobernaciones lográndose la integración territorial. En 1882, Dardo Rocha funda la ciudad de La Plata, designada capital de la provincia de Buenos Aires.
Arriban quinientos mil inmigrantes y se dispone la edificación del primer Hotel de Inmigrantes. Se comienza a construir en 1882 la Casa de Gobierno, se proyecta el puerto de Buenos Aires y se crea el Banco Hipotecario. Con la ley 1420 de Educación Común se establece la enseñanza obligatoria, laica, gratuita y gradual; se nacionaliza la Universidad de Buenos Aires y, por la denominada "Ley Avellaneda", la rige un sistema autónomo. Con la sanción de la ley de Registro Civil se le quita a la Iglesia las atribuciones de dejar constancias de nacimientos, casamientos, y defunciones. El gobierno rompe relaciones con la Santa Sede debido a las diferencias entre el apoyo del Nuncio Apostólico y la resistencia de los católicos a dicha medida. La enseñanza religiosa católica continúa en la Argentina pero en forma privada.  Con la ley Orgánica de la Municipalidad se establece el gobierno comunal a cargo del Intendente y de un Concejo Deliberante. El primer intendente, Torcuato de Alvear, inicia obras públicas mejorando el aspecto edilicio y las plazas. Durante esta primera intendencia se comienza la instalación de aguas corrientes y desagües cloacales. También ordena demoler la Vieja Recova e influye en la Legislatura para que sancione una Ley de Expropiación a fin de abrir la futura avenida de Mayo. Para la sucesión presidencial, Bernardo de Irigoyen, Manuel Ocampo y Miguel Juárez Celman disputan el poder. Este último, concuñado de Roca y gobernador de Córdoba, cuenta con el apoyo del presidente.