Casa Rosada. Presidencia de la Nación Argentina

Amado Boudou lamentó la extensión de la cautelar que impide la completa aplicación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual

El vicepresidente de la Nación, Amado Boudou, calificó de lamentable que la Cámara Civil y Comercial Federal haya decido extender la medida cautelar por la cual el Grupo Clarín queda exceptuado de cumplir con los artículos 45 y 161 de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. "Se trata de un sector de la Justicia que sigue apostando a una Argentina de privilegios y a una Argentina donde la democracia sea solo un valor formal y que el voto de la gente valga muy poco", expresó el funcionario.

Además, Boudou recordó que Clarín llegó a denunciar penalmente a un grupo de periodistas, hecho que consideró como una muestra de "su poco respeto por la voz de los demás".

También lamentó que grandes sectores de la política funcionen como "el coro de la Sociedad Rural, de Clarín o del FMI" y declinen trabajar sobre una agenda propia. "Nos gustaría una oposición con agenda propia y que defienda a los argentinos", expresó. Y lo contrapuso con el hecho de que "la Presidenta y todo su equipo trabajamos para un país con más igualdad, más derecho y más inclusión social".

El vicepresidente, que participó de un acto en el que se entregaron miles de netbooks a estudiantes secundarios en Lomas de Zamora, recordó que el Grupo Clarín en su momento intentó denostar la estatización de las AFJP infundiendo miedo en la población, pero hechos como el paso de 2 millones y medio a 6 millones de jubilados lo desmintieron.

"Este es un día de claros y oscuros, pero hay que seguir teniendo alegría y voluntad transformadora", aseveró Boudou. Por eso, convocó a los argentinos a festejar el próximo 9 de diciembre el aniversario de la recuperación de la democracia y el Día Internacional de los Derechos Humanos. "Será un festejo popular, con el pueblo en la Plaza y con la Presidenta elegida por el pueblo comunicándonos la importancia de ese día".

"La Argentina es una construcción de todos, de los 40 millones, salvo de aquellos que quieren imponer sus privilegios sobre todos los demás; eso rompe con la idea de democracia y eso es que lo ha intentado hacer (Héctor) Magnetto", concluyó el vicepresidente.